REFORMA PENITENCIARIA, CAMBIO NECESARIO QUE DEBE REVISARSE A DETALLE

La iniciativa del gobierno de la CDMX para transferir el control de los penales a la policía implica una nueva educación en derechos humanos, coinciden especialistas.

La reforma a la ley orgánica de la Ciudad de México con la que el gobierno capitalino busca transferir la regulación, administración y operación del sistema penitenciario a la Secretaría de Seguridad Ciudadana, es buena y necesaria, pero también, por su complejidad, debe analizarse a detalle.

Así lo consideraron analistas y legisladores consultados por Expansión Política, sobre el reciente anuncio de la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum para traspasar la subsecretaría del sistema penitenciario, en poder de la secretaría de gobierno, hacia la policía capitalina.

La reforma

El jueves 22 de julio, el gobierno de la Ciudad de México envió al congreso local una iniciativa de reforma a la ley orgánica de la capital para retirarle la operación y el control de los centros penitenciarios a la secretaría de gobierno y transferirlos a la Secretaría de Seguridad Ciudadana a cargo de Omar García Harfuch.

En rueda de prensa el 23 de julio, la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum destacó las bondades de este movimiento que, según su visión, no solo van en la línea de la seguridad de las personas privadas de su libertad, sino también para sus familias, así como para los custodios y el personal que labora en los penales.

En el proyecto se destaca que la SSC-CDMX será la dependencia encargada de la seguridad, capacitación de los custodios a través de la Universidad de la Policía, inteligencia y prevención de delitos al interior de los penales. También de las mejoras en el proyecto de reinserción social de los internos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on google
Google+
Share on pocket
Pocket
Share on whatsapp
WhatsApp

Cotiza con nosotros