Por Marcos

Con el fin de más construcciones y el manejo de penales, de acuerdo con reglas de seguridad estricta  Bajo esta lógica, hace falta reconstruir el sistema penitenciario.

“Los responsables de la seguridad pública no van a ser los presidentes municipales, sino el gobernador,” aseguró Miguel Barbosa Huerta, quien dijo que será él quien proponga a los alcaldes a sus responsables de Policía Municipal. “Así de simple, tiene que ser gente de la más alta calificación.”

Considerando la mala percepción de la ciudadanía respecto a sus policías municipales, el gobernador detalló que los perfiles idóneos —que serán revisados por las secretarías de la Defensa y de la Marina—, deberán contar con experiencia en cuestiones de seguridad pública, además de honestidad, conocimiento del territorio —por lo que apuesta más por mandos de origen poblano—, y exámenes de control de confianza.

“No he hablado con la alcaldesa de Puebla, pero espero que cuando hable con ella no haya mayor problema,” dijo sobre el caso en la capital.

A la par, el gobierno del estado tiene previsto instalar retenes y realizar patrullajes conjuntos con las entidades limítrofes. A partir del 1 de septiembre con Veracruz, ocho días más tarde con Hidalgo y posteriormente con Tlaxcala.

Inversión privada en reclusorios

Para subsanar las deficiencias del sistema penitenciario, el gobernador Miguel Barbosa Huerta anunció que se está analizando la posibilidad de buscar inversión privada para la construcción y el manejo de los penales, de acuerdo con reglas de seguridad estrictas.

Entendiendo que la seguridad funciona a partir de cuatro sistemas: policial, procuración y administración de la justicia y sistema penitenciario, sobre este último el gobernador adelantó que se propondrán mandos militares en cada penal, cambios en la custodia para combatir las mafias y meterse de lleno al tema de la inversión privada en reclusorios, tal como se hace en otros países.

En un evento en la Universidad Iberoamericana, el gobernador trató el tema de las auditorías a gobiernos anteriores, de las que dijo no tratarse de una venganza, sino de justicia.