Alejandro Dorantes Rodríguez, presidente de la Asociación de Empresas de Seguridad Privada del estado de Morelos, informó que en lo que va de la pandemia han tenido conocimiento de un deceso por covid-19 de un guardia que prestaba servicios en el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), además de cuatro sospechosos de contagio.

Al respecto, también comentó que muchas empresas otorgan las prestaciones de ley y gastos funerarios; sin embargo, advirtió que hay muchos casos en los que contratan a personas que no están en alguna agencia formal, y que carecen de registro ante las autoridades.

Dorantes Rodríguez estimó que alrededor de mil 200 guardias están asignados a hospitales y clínicas, pero la mayoría de los casos sospechosos no se reportan de inmediato o no los comunican.

Asimismo, explicó que las empresas de seguridad formales han otorgado a sus elementos material como guantes y cubrebocas, y así lo piden los clientes.

De igual modo, comentó que son un sector altamente expuesto, por lo que en el regreso a la Nueva Normalidad se deberá considerar a este gremio con protocolos, para proteger a sus guardias.