El servicio profesional de seguridad en fraccionamientos y negocios, podría ser remplazado por preventivos ‘reinstalados’ que fueron dados de baja por reprobar el examen de control y confianza.

Por Juan Carlos Ramírez

Mazatlán, Sinaloa.- En Mazatlán hay alrededor de 50 empresas de seguridad privada que ofrecen sus servicios a más de 300 locales, negocios, hoteles y fraccionamientos, los cuales son cuidados por aproximadamente mil 200 elementos, que son sometidos a un riguroso proceso de selección y exámenes de control y confianza, que pocos logran pasar.

Muchas de estas empresas tienen por política no contratar a ex policías, ya que cuando recibían solicitudes de estos, muchos de ellos no lograban pasar los exámenes psicométricos, grafológicos y el polígrafo, y los pocos que lo hacían, en el examen antidoping salían positivos o ya en el trabajo, a algunos se les involucraba en robos.

Actualmente, algunas de estas empresas de seguridad privada tienen problemas para contratar servicios con negocios locales, porque se niegan a pagar sueldos más profesionales y prefieren elementos de bajo perfil, que perciban un ingreso promedio de 4 mil 800 pesos mensuales.

De ahí que la propuesta de crear una Policía Urbana con ex policías preventivos “reinstalados” por parte del gobierno municipal en turno, según lo declaró recientemente el secretario del Ayuntamiento, José de Jesús Flores Segura, podría dar al traste con el servicio profesional de seguridad privada en fraccionamientos y empresas locales.

Fue en el año 2010, durante el gobierno municipal de Jorge Abel López Sánchez, cuando los elementos de seguridad pública fueron trasladados y concentrados en la ciudad de Culiacán para aplicarles el examen de control y confianza, dos años después les llegó la notificación a más de 100 agentes preventivos de Mazatlán que serían dados de baja por no aprobar dicho examen.

Cinco años después, en el 2017, se conoció a nivel nacional que Sinaloa ocupaba el tercer lugar en la lista de entidades, ya que sus policías no pasaban los exámenes de control y confianza.

Sólo el 60% de los elementos de la policía municipal y estatal aprobaba, el resto se topaba con el examen del polígrafo, el antidoping y el estudio socioeconómico, que incluye bienes materiales que no iban de acuerdo al salario percibido.

APRUEBAN EXÁMENES ‘REGIONALIZADOS’

Fue hasta en julio del 2018, que se “regionalizaron” los exámenes de control y confianza, y el 90% de los agentes pudo aprobarlos.

“Sin romper las reglas y los lineamientos que marca el Sistema Nacional de Seguridad Pública, en Sinaloa se regionalizaron y modernizaron el examen de control y confianza, para que los agentes puedan pasarlos sin tantos problemas”, expresó en su momento Renato Ocampo Alcántar, secretario ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública.

Con esta modernización y regionalización de los exámenes, ahora el 90% de los activos pasa la prueba, mientras que el 70% de los cadetes que aspiran a ser elementos de seguridad lo aprueban; es así como en el 2018 se graduaron 502 cadetes del Instituto Estatal de Ciencias Penales; a marzo de este año sumaban 171 más, de un total de 800 cadetes que se espera lograr en el 2019.

Recientemente, el secretario del Ayuntamiento de Mazatlán informó a los medios de comunicación que el gobierno municipal planea crear la Policía Urbana, como un nuevo grupo de reacción para colonias y fraccionamientos.

Dijo que este grupo podría conformarse con elementos preventivos “reinstalados” en la Secretaría de Seguridad Pública, mismo que sustituiría la seguridad privada que emprenden empresas que cobran por sus servicios de vigilancia en decenas de colonias y fraccionamientos, algunas bajo ninguna regulación.

SE BUSCA SERVICIO PROFESIONAL

José Luis “N” es técnico en seguridad, tiene 19 años trabajando en una empresas de seguridad privada que opera a nivel nacional con más de 10 mil elementos, actualmente es el coordinador de reclutamiento aquí en Mazatlán, su empresa es una de las que sólo contrata ex militares.

Antes de incursionar en la seguridad privada, José Luis estuvo seis años en la Marina, él asegura que el proceso de selección en estas empresas es riguroso y muchos no la aprueban.

Todos los solicitantes, sin excepción, son sometidos a exámenes psicométricos, grafológicos y el polígrafo, para saber si han estado en el crimen organizado, ellos o un familiar, si han estado en actos delictivos, si han violado, si han estado detenidos o si tienen antecedentes penales, si consumen drogas, alcohol, si han demandado o han sido demandados alguna vez, en entrevistas que duran varias horas, incluyendo el examen antidoping.

“Se les investiga bien en lo laboral y en lo personal, incluso en lo vecinal. Necesitan tener toda la documentación completa, y si en algo no cumplen, no pueden entrar”, expresó.

Dijo que en el caso de su empresa, no se admiten a ex policías, pues han tenido experiencias amargas; los requisitos van desde la edad, sólo personas entre 20 y 50 años, hasta características de presentación como ser individuos sin tatuajes visibles.

“Nosotros no aceptamos que ingresen policías, sólo ex militares con su baja, ya que hubo un tiempo que se les contrataba y al momento de aplicarles el antidoping salían positivo muchos de ellos, a otros se les sorprendió con robos, en vez de que ellos cuidaran, se les tenía que cuidar a ellos, se les aplicaba el examen de confianza y un promedio alto lo reprobaba; aclaro, no todos, pero sí un promedio muy alto, por eso se optó por no aceptar a más ex policías”, comentó.

Refiere que varias empresas de este tipo están batallando para ofrecer sus servicios a nuevas empresas, pues los negocios no quieren pagar salarios dignos y profesionales, prefieren elementos de bajo perfil que se les pague entre 3 mil 600 a 6 mil pesos mensuales, o un promedio de 4 mil 800 pesos.

En su empresa, la cual pidió no citar para no tener represalias, los agentes ganan según los grados que ostentan, el ingreso más bajo es de 5 mil 600 pesos mensuales, pero hay de 6 mil 400, 7 mil 600, 9 mil, 10 mil y 11 mil pesos mensuales.

Además del sueldo, estas empresas ofrecen prestaciones de ley como Infonavit, Seguro Social, aguinaldo, utilidades, capacitaciones pagadas, bonos de antigüedad, uniformes gratis, crecimiento según desempeño y aptitudes, entre otros.

“Nosotros estamos en toda la república mexicana, y aquí en Mazatlán es difícil establecerse porque las empresas pagan poco, no quieren invertir en sus negocios, por eso aceptan elementos de bajo perfil”, indicó.

José Luis informó que de acuerdo a un estudio de campo realizado recientemente por su empresa, seguridad privada ofrece servicio a más de 300 locales, negocios, hoteles y fraccionamientos de Mazatlán, pero no atiende ninguna colonia, salvo (sino a) algunos 20 fraccionamientos.

De estos, salvo El Cid que cuenta con alrededor de 60 elementos de seguridad interna, el resto varía entre 12, 2 y un elemento por noche.

“La seguridad privada opera sólo en fraccionamientos, en las colonias no hay elementos de seguridad privada, ahí solo hay rondines de la policía municipal”.

De las 50 empresas que trabajan en Mazatlán en este rubro, alrededor de 20 son grandes, las más importantes son foráneas, las cuales cuentan con más de 10 mil elementos en todo el país, cada una.

José Luis considera que de crearse la Policía Urbana, realmente afectaría el servicio profesional que ofrecen estas empresas, pues los negocios y locales cada vez buscan reducir más los gastos, y preferirían un bajo perfil, y ahorrarse dinero.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *