Los empresarios alemanes que operan en México y quienes tienen inversiones en “stand by” expresaron a autoridades de la Secretaría de Economía que la inseguridad, el crimen organizado y la falta de estado de derecho son los temas que más preocupan al gremio para consolidar sus negocios.

Así lo expresó el presidente de la Cámara México-Alemana de Industria y Comercio (Camexa), Stefan Deuster, luego de reunirse en conferencia virtual con el subsecretario de Industria, Comercio y Competitividad de la Secretaría de Economía, Ernesto Acevedo Fernández, por lo que el compromiso gubernamental es robustecer el diálogo como punto de partida para construir una nueva base de confianza.

El subsecretario aseguró que habrá “esperanza que aparte de las compañías con capital alemán ya presentes en el país, habrá a futuro nuevos inversionistas alemanes en México”, comentó el representante de la Camexa.

Stefan Deuster recordó que diferentes decisiones del gobierno mermaron la confianza entre el empresariado. “La inseguridad es un serio problema para todas las empresas con actividades en el país”.

“La inseguridad y falta del estado de derecho no tienen precio, son obstáculos para las futuras inversiones que no tienen remedio empresarial. Las empresas con capital extranjero europeo están en la misma situación”, afirmó el empresario alemán.

El Subsecretario de la Secretaría de Economía se comprometió a dar seguimientos a los capitales realizados y por venir, para que encuentren oportunidades de crecimiento.

“Convenimos con la Secretaría de Economía trabajar por las industrias en ambas regiones para hacer de los mercados más transparentes. Sobre todo, para empresas que no están explotando el potencial que ofrece el Tratado de Libre Comercio entre Europa y México (TLCUEM). Y estamos pensando que las grandes (empresas) tienen definido sus inversiones a largo plazo, a las pymes se les debe asesorar y hacer el mercado de México para los europeos y Europa para los mexicanos”, mencionó Deuster.

Acevedo comentó que existen oportunidades en la industria química, farmacéutica, aparatos médicos, electrónica y automotriz. También incluyó los prestadores de servicios subrayando la alta demanda que registra la telemedicina en el país.