Juan David Castilla. Xalapa. Nazario Juan comanda una guardia de cuatro elementos de seguridad para evitar asaltos en el parque Bertha Beverido, mejor conocido como parque “hundido”, ubicado en Indeco Ánimas.

El señor de unos 50 años recuerda que el año pasado fueron asaltados unos jóvenes que acudieron al espacio recreativo, después de las nueve de la noche.

Hace tiempo hubo un asalto a unos jóvenes que venían en la noche, como a las nueve, les robaron el celular, tiene más o menos cómo un año o año y medio, fue en esta administración municipal”, relata.

Desde entonces, se han reforzado las acciones de seguridad, con el propósito de garantizar la integridad de los visitantes y vecinos que frecuentan la zona.

Se trata de diez elementos de seguridad, cinco en cada grupo, quienes recorren el perímetro y están alerta en caso de que sea detectada la presencia de personas sospechosas.

Cada guardia cuenta con un radio de frecuencia para comunicarse entre ellos y también dar aviso a la Policía Municipal o Estatal en caso de ser necesario.

Los vigilantes laboran bajo un esquema de 24 por 24 horas y se rotan en grupos de cinco, comandados por Nazario Juan y Juan Salazar.

El lugar carece de una malla perimetral y, por ende, toda persona puede ingresar a cualquier hora, lo que impide llevar un registro de entrada, para tener mayor control.

En el acceso principal, sobre la avenida Araucarias, se encuentra una caseta de vigilancia, donde permanece un elemento mientras los otros cuatro recorren el espacio.

Los elementos dependen de la Asociación de Vecinos del Fraccionamiento Popular Ánimas y reciben su pago por parte de la gente que vive en las inmediaciones del parque “hundido”.

Con el incremento en la vigilancia por parte de los elementos de seguridad privada, se ha logrado que, durante este año, no se hayan registrado incidentes por inseguridad en el parque mencionado.