México se encuentra en peligró de sufrir atentados y sabotajes en sus infraestructuras críticas, que pongan en riesgo la seguridad nacional del país, alertó la Asociación Mexicana de Empresas de Seguridad Privada (AMESP).

Su vicepresidente, José Luis Calderón González, comentó que las infraestructuras críticas o estratégicas son aquellas instalaciones que, por su actividad, resultan esenciales para el funcionamiento de una nación. Su relevancia es tal que, en países con un mayor nivel de conciencia, cuentan con una Ley propia para garantizar que tanto operadores públicos como privados apliquen los máximos estándares de seguridad y protección a redes de sistemas que dan sustento a los servicios esenciales que soportan el desarrollo del país como son el sistema financiero, de comunicaciones, salud, logística, aeroportuario, entre otros.

Por ello demandó la creación de una legislación moderna en el ramo, que determine los parámetros, estrategias y políticas para la prevención, protección y resilencia de todas estas instalaciones que pueden ser públicas o privadas.

Hizo hincapié en que la protección de estas instalaciones tiene una relación directa con la seguridad privada pues son las empresas de este gremio quienes participan con programas de capacitación, consultorías, instalación de sistemas y hasta guardias, por lo que también recordó la necesidad apremiante de tener una Ley y Cámara Nacional de Empresas de Seguridad Privada.

El vicepresidente de la AMESP, que es la asociación más grande e importante de empresas de seguridad privada en el país, dijo también que la incapacidad de algunas agencias de seguridad gubernamental y el innegable incremento de los índices de inseguridad y falta de estado de derecho en muchas regiones del país ha hecho que los servicios de seguridad sean una demanda prioritaria que va en constante aumento.

Estos servicios de seguridad y protección modernos incluyen medios tecnológicos, físicos, políticas y procedimientos además de prever nuevas amenazas como los riesgos cibernéticos, fenómenos naturales y nuevas expresiones de violencia como el uso de drones para espiar, hacer contrabando de objetos y concretar ataques en infraestructuras.

Por ello la manera en que hoy está planteada la protección a las instalaciones a través de la pura vigilancia de instituciones como las Secretarias de Marina y de la Defensa Nacional, ha perdido vigencia, aseguró.

Al no contar el país con un organismo rector para la protección de infraestructuras críticas, los gobiernos de los tres niveles y sus infraestructuras son vulneradas   constantemente sin que se haga nada.

Lamentó  lo que pasó recientemente en la Ciudad de México, cuando agentes de la Policía Federal  y un grupo de padres de familia inconformes cerraron una de las principales arterias de la metrópoli y  tomaron el aeropuerto más importante del país, sin que se hayan visto reacciones por parte del gobierno de la ciudad u otras agencias de seguridad pública, a pesar de que las afectaciones tan grandes en costos, e imagen para el país, así como de los perjuicios para un gran número de personas, industrias  y organizaciones que vieron afectada la normalidad de sus operaciones por esta situación.

Finalmente, José Luis Calderón, destacó que la protección de las infraestructuras criticas ha sido un tema en la Agenda de Riesgos para la Seguridad Nacional desde hace varios años; por lo que solicitó a los legisladores de todos los partidos políticos, incluyan este tema como prioritario en sus agendas legislativas.