Los robos de maquinaria, extorsiones y cobro de piso para continuar obras no han cesado en el sector de la construcción a nivel estatal.

Los robos de maquinaria, extorsiones y cobro de piso para continuar obras no han cesado en el sector de la construcción a nivel estatal, pese a los esfuerzos que han realizado las autoridades para disminuir este tipo de casos, al carecer de resultados contundentes sobre las denuncias que en un principio se realizaron al respecto, así lo dijo el presidente estatal de la CMIC, Francisco Padilla Guerrero. Lo anterior ha representado un costo para los empresarios de hasta 12% superior por la contratación de personal de seguridad privada y el mejoramiento de sus sistemas de videoviligancia y seguridad en almacenes y bodegas.

Aseveró que seguirá brindando todo el apoyo requerido por las autoridades encargadas de atender este tipo de delitos, del que dijo, se esperan resultados a muy corto plazo ya que “no se pueden laborar en un ambiente de inseguridad, desarrollando la escasa obra pública en la región”. “Sí tenemos reportes de algunos eventos que se han presentado en algunas partes del estado relacionadas con extorsiones a los empresarios que estamos desarrollando la obra pública sobretodo, y seguimos insistiendo para que la Secretaría de Seguridad y nuestra Fiscalía atiendan las denuncias que estamos haciendo para que se les dé seguimiento”, expresó.

Comentó que el cobro de cuotas por parte de integrantes del crimen organizado a los empresarios encarece el proceso de las obras que se ejecutan, por lo que realizó un llamado para que la autoridad “nos siga apoyando a encontrar a todos estos delincuentes para que no sigan afectando al sector de la construcción sobre todo a los que están expuestos en la vía pública”. Explicó que las herramientas que utilizan los delincuentes han sido tan diversas, como llamadas telefónicas, pedir el recurso a la obra pública directamente en la vía o llegar a la oficinas para buscar recursos directamente con el empresario para poder desarrollar sus actividades.

Otra petición que reiteró a las autoridades es que para proteger la integridad de empleados y propietarios de las empresas que ejecutan obras públicas, que no se publiquen ni los nombres de las constructoras que realizarán la obra, ni el monto de la inversión autorizada.

“Algo que hemos insistido con la autoridad es que nos protejan a las empresas que estamos contratando la obra pública no haciendo públicos los valores y mucho menos los nombres de las empresas que estamos participando; sí ha habido un esfuerzo al respecto, pero de todas maneras queremos insistir para que los funcionarios no publiquen, no emitan respecto de los montos”, solicitó. Por su parte, el vicepresidente de la CMIC León, Gustavo García Hernández, destacó que a pesar de los esfuerzos en conjunto y por separado de los empresarios y autoridades para hacer frente al crimen organizado, sus miembros también “evolucionan” y encuentran nuevas formas de hacer daño al patrimonio de las empresas.

“Ahora están robando nóminas, están robando en las bodegas porque antes, como nos estaban robando en las bodegas ya nos llevábamos la maquinaria menor, pero ahora en el traslado te la quitan, antes iban a la bodega en la noche y te robaban la maquinaria, pero ahora, con lujo de violencia, nos están roban las bailarinas y toda la maquinaria menor”, denunció.