Empresas de seguridad privada, muchas fantasma, no piden experiencia y sólo estudios de secundaria. Contratan a personal como guardias para que laboren con o sin armas, de acuerdo con un sondeo realizado por EL UNIVERSAL entre compañías y especialistas.

Se constató que las firmas reclutan a personas sin experiencia, con un nivel mínimo de grado de estudios. Los empleadores ofrecen turnos de 12 por 12 horas o de 24 por 24 y con salarios que van desde 2 mil 400 pesos hasta 12 mil pesos al mes. Entre las prestaciones están las establecidas por la ley, por ejemplo, seguridad social y vacaciones. También dan seguro de vida, vales de despensa y apoyo económico escolar.

Los representantes consultados coincidieron en que las vacantes van en aumento. Indicaron que por una plaza luchan 150 sujetos aproximadamente. Especialistas en Seguridad destacaron que el reclutamiento continuo de personal en la materia se debe a las malas condiciones laborales en las que los trabajadores se encuentran. Señalaron que hay un gran número de empresas locales que operan sin estar registradas.

Para Guillermo Garduño Valero, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Iztapalapa, en su mayoría se trata de ex policías. “Muchos fueron dados de baja por razones muy diversas, pero tienen contactos en este ramo. Casi todos los dueños tienen como antecedente el haber sido oficiales”. Dijo que muchas son empresas fantasma. Declaró que es muy fácil crear y hacer desaparecer estas compañías.

Académicos señalaron que el mayor problema radica en la falta de supervisión y sanción por parte del gobierno federal y aunque estén registradas, eso no es suficiente, debido a que la autoridad estatal está limitada para supervisar a las compañías y también a su personal.

José Colomo Guajardo, especialista en la materia y académico de la Universidad Panamericana (UP) campus Guadalajara, subrayó que la información con la que cuenta un cliente al momento de contratar a una de las firmas es insuficiente.

“El usuario tiene que saber que los guardias deben contar con cédula, estar inscritos en los registros de personal de seguridad pública correspondiente, estar capacitados bajo programas aprobados por la autoridad estatal, sin enlistar los derechos y prestaciones que como trabajador debe tener [seguridad social, aguinaldo, vacaciones y otros]. Tampoco existe un padrón público actualizado [en el portal de internet del gobierno], en el que se pueda consultar el estatus de la empresa a contratar”. Indicó que existe una Ley Federal de Seguridad Privada y que los guardias que laboren para una compañía de este tipo son auxiliares de la seguridad pública.

“Sólo importan las ganas de trabajar”

De entre las compañías, Grupo Delta ofrece un sueldo de 2 mil 400 pesos por 12 horas o 3 mil por 24 horas de trabajo, quincenalmente. Al preguntarle al reclutador sobre cuál es el nivel mínimo de estudios que hay que tener y mencionarle que “un amigo” tiene únicamente la primaria, respondió: “No importa la escolaridad, sólo importan las ganas de trabajar”. La empresa ofrece un bono de primavera, pero se ignora la cifra. El empleo es para laborar en fábricas o condominios.

Otra firma en la que la contratación no es inmediata, debido al uso de armas, es SEPSA. La capacitación, según los reclutadores, es militarizada y únicamente consta de dos semanas para aprender el manejo del armamento. Aseguraron que se puede conseguir un ingreso de hasta 12 mil pesos mensuales, tomando en cuenta bonos de productividad de mil 200 pesos, vales de despensa con un valor de 700 pesos y cubrir horas extra.

Además, la empresa proporciona la posibilidad de obtener dos seguros de vida, uno por parte de la empresa y otro del sindicato.

Otra firma es G4S, que colabora con la Asociación Mexicana de Empresas de Seguridad Privada (AMESP), que brinda un apoyo escolar dependiendo del grado de estudios que el empleado tenga.

Para la compañía no es necesario saber cómo usar armas, por lo que su capacitación es de tres días.

Al igual que SEPSA, la experiencia para ocupar el puesto no es necesaria y el sueldo va de 6 mil a 6 mil 800 pesos mensuales. La modalidad de contratación es inmediata y el seguro de vida se obtiene desde el primer día de trabajo.

Las dos empresas proporcionan los uniformes al trabajador para llevar a cabo la tarea. Consta de una camisa, pantalón, gorra (si es que lo amerita el lugar) y en algunos casos, un tolete, además de que ambas forman parte de la AMESP y en ninguna se requiere tener un nivel de estudios mayor a la secundaria.

Inegi: 7 de cada 10 firmas usan oficiales privados

En México, siete de cada 10 grandes empresas se vieron en la necesidad de contratar servicios de seguridad privada, reporta el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Según la Encuesta Nacional de Calidad Regulatoria e Impacto Gubernamental en Empresas 2017, en el caso de las firmas medianas, una de cada dos se vio obligada a enfrentar la inseguridad del país en el resguardo de sus bienes o en el transporte de valores y mercancías.

Datos de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) indican que, con información a principios de 2017, la inseguridad y los casos de impunidad que enfrentan las compañías en el país les cuestan 1.7 billones de pesos, es decir, 10 puntos del Producto Interno Bruto (PIB), porque los ilícitos se traducen en pérdidas por robos, gastos operativos, dispositivos de seguridad, además de que provoca que se pospongan inversiones, principalmente. La American Chamber México (Amcham), en el Informe de Seguridad Nacional más reciente (2016), calculó que las firmas tienen que destinar entre 2% y 10% del presupuesto anual de operación de las empresas en equipo de seguridad, capacitación de personal y contratación de diversos dispositivos.

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) de la Ciudad de México afirmó que la inseguridad les cuesta 20% de sus ingresos. De acuerdo con reportes del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), que preside Juan Pablo Castañón, en 2017 el robo al autotransporte creció 85%, con respecto al año previo. En general, en dos de cada tres estados se cometen más transgresiones que antes y en todo el país los delitos denunciados se incrementaron en más de 10% en el último año.

Según el registro de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), las compañías autorizadas para prestar servicios de seguridad privada en dos o más entidades, son mil 35 al mes de enero de 2018; sin embargo, el número de empresas en operaciones no registradas es desconocido.

En función de diferentes análisis al “Registro Nacional de Empresas, Personal y Equipo de Seguridad Privada, así como de los hallazgos obtenidos en el desarrollo de las actividades programadas de visitas de verificaciones, es posible determinar que el número de empresas registradas se incrementó 49% en los últimos cinco años y que el personal operativo aumentó 76% en el mismo periodo”, señaló la Comisión de Gobernación, Puntos Constitucionales y Justicia de la Comisión Permanente del Congreso.

En la iniciativa para regular la actuación del personal de seguridad privada también se establece que la autorización y supervisión que realiza la Secretaría de Gobernación de esas empresas, así como la autorización que por separado se hace en cada una de las entidades, requieren de seguimiento, pero también se deben determinar e imponer sanciones a las empresas de seguridad privada que incumplan alguna disposición de la ley.

Por Pedro Villa y Caña / El Universal

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *