Por Tlaulli Preciado

Piden que en el plan de regreso a la nueva normalidad sean considerados protocolos sanitarios que los protejan.

La Asociación de Empresas de Seguridad Privada del Estado de Morelos informó que en lo que va de la pandemia han tenido conocimiento del deceso por covid-19 de un guardia que prestaba servicios en instalaciones del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y de cuatro casos sospechosos de contagio. Además, se pronunció porque en los protocolos de regreso a la Nueva Normalidad, se consideren disposiciones que protejan a sus trabajadores.

Alejandro Dorantes Rodríguez, presidente de la agrupación, comentó que las empresas afiliadas otorgan a sus elementos las prestaciones de ley y gastos funerarios; sin embargo, advirtió que hay muchos casos en los que se contrata a personas que no están en alguna empresa formal y que carecen de registro ante las autoridades.

Dorantes Rodríguez estimó que entre mil 200 a mil 500 guardias están asignados a hospitales, clínicas, centros y unidades de atención médica, tanto en el sector público como en el privado.

Respecto a los casos identificados de contagio de covid-19, dijo que han tenido conocimiento de una muerte por esta causa, de un guardia que laboraba en el ISSSTE, y sólo saben de cuatro sospechosos, pero no han sido confirmados, pero hizo notar que muchos de los guardias reportan que están enfermos hasta que presentan su incapacidad de Seguro Social y la mayoría no dicen de qué podrían estar enfermos.

Asimismo, explicó que las empresas de seguridad formales han otorgado a sus elementos material como guantes y cubrebocas, como lo piden los clientes.

El entrevistado hizo notar la importancia de que en los protocolos que va a emitir la autoridad para la etapa de regreso a la nueva normalidad sea considerado este sector, para proteger a sus trabajadores, pues como se ha visto, son un sector altamente expuesto al contagio.

Explicó que en el caso de los elementos que trabajan en hospitales el riesgo es mayor, porque abren y cierran puertas, hacen recorridos por las instalaciones, algunas veces apoyan cuando así se les solicita para evitar que no haya concentración de familiares o pacientes en los accesos, entre otras actividades.

Consideró que será importante que se considere como obligatorio que toda la gente use cubrebocas, desde el momento en el que van a tener algún contacto con los guardias, que ahora están participando en actividades como verificar la temperatura a las personas que van a ingresar a alguna unidad de salud, empresa, tiendas o cualquier área en la que los guardias trabajan.