Varias personas que han sido capturadas por la Policía en hurtos, están cumpliendo penas privativas de la libertad con casa por cárcel. Otros tienen dispositivos electrónicos. La gente se pregunta: ¿Por qué son enviados de nuevo a la casa a pesar de ser reincidentes?

En la jurisdicción de la cárcel de Rivera le toca vigilar con solo dos hombres a 506 presos que tienencasa por cárcel. Un buen número salen a la calle a delinquir nuevamente y son recapturados, pero son enviados nuevamente a la casa. La Policía dice que por ello se está afectando la seguridad en la ciudad de Neiva y varios municipios.

Entretanto los jueces dicen que algunas medidas de la justicia colombiana son muy laxas y no permiten que estas personas vayan a prisión intramuros, a lo que se suma el hacinamiento en la cárcel y la falta de personal para la vigilancia y control.

En lo corrido del año 2018 la Policía ha capturado a 60 personas por fuga de presos, que es como se denomina el delito para quienes tienen prisión domiciliaria y son sorprendidas en otro lugar. Asimismo, en el año 2017 se presentaron  228 recapturas por el mismo delito.

Las estadísticas muestran que cada día son más los presos que no les importa estar cumpliendo su pena con casa por cárcel para seguir delinquiendo, a sabiendas que pueden perder este beneficio.

Para el coronel Francisco Gélvez, comandante operativo de la Policía Metropolitana de Neiva, esa situación hace que se vea afectada la seguridad en la ciudad.

“Ese fenómeno lo tenemos no solamente en Neiva sino en todo el país. Ese tema nosotros lo entendemos porque es por las garantías y por la situación de las cárceles. Ellos están bajo el control del Inpec, cosa que no es fácil porque se necesitaría tener más de cien mil guardianes pasándole revista solo a residencias”, señaló el coronel Gélvez.

El oficial agregó que lo que pasa es que el Estado apela a la buena fe de estas personas que se comprometen a pagar su pena en la casa, pero abusan de la confianza que se les da.

“No cumplen con el Estado y salen a delinquir, a realizar actividades diferentes a las que tienen que ver con la pena. El año pasado tuvimos 228 capturas de personas que estaban con esta figura. En este año ya van 60 capturas en el mismo sentido, algunos los ponemos a disposición de la justicia y el juez les revoca la medida y los envía con detención intramuros y a otros lo vuelven a enviar para la casa”.

Destacó que “esa es una decisión netamente de los jueces y en eso no tenemos incidencia, nos limitamos a ejercer el control, pero sí se ve afectada la seguridad por esta situación, porque hemos tenido casos hasta de homicidios que se han presentado por parte de personas que están con medida de casa por cárcel”.

‘LA LEY ES MUY LAXA’

El magistrado Jorge Dussán, presidente del Consejo Seccional de la Judicatura del Huila, señaló que uno de los inconvenientes que se presentan es que “la ley es muy laxa”, ello permite que gran cantidad de personas que la infringen paguen la pena extramural.

“Lo que hay que dejar claro es que el juez no le otorga la casa por cárcel a las personas para que vayan a delinquir. Se le otorga es a las personas que cumplen las condiciones de acuerdo con la ley, el problema es que por una parte la ley es muy laxa, y por otra parte no se dan los elementos de vigilancia que se requieren sobre las personas que están cumpliendo la pena por fuera de la cárcel”, aseveró el magistrado Jorge Dussán.

Destacó que la idea que tiene la gente de que los jueces les están dando casa por cárcel a delincuentes reincidentes es errada.

“Lo que pasa es que cuando le llevan la persona al juez, por parte de la Fiscalía no le anuncian si tiene antecedentes registrados, hay personas que tienen muchas investigaciones abiertas por varios delitos pero no están concluidas. Entonces cuando el juez los recibe como no tienen antecedentes le toca cumplir con la ley, que lamentable en Colombia está hecha sobre la base de que en el país hay déficit de cárceles”, resaltó Dussán.

NO HAY QUIEN LOS CUIDE

El director de la cárcel de Rivera, Juan Carlos Reyes, aclaró que lo único que a ellos les toca es custodiar a las personas que tienen el beneficio de detención domiciliaria, para lo cual hasta hace pocos días solo contaban con dos guardianes, que tienen que hacer el recorrido por los lugres de residencia de los 506 presos que hay en esta situación.

“Nosotros lo que hacemos es ejercer la vigilancia y control, si la persona no está en la casa elaboramos el informe y se lo remitimos al juez que tiene el caso, ellos son los que deciden qué pasa con el detenido. Hasta hace unos días solo teníamos dos personas para desempeñar ese trabajo de las visitas, ahora agregamos dos más, incluido un policía que nos prestó el coronel León, con quien hemos unido esfuerzos para poder llevar este control”,

El director de la cárcel invitó a todas las personas que están con prisión domiciliaria a que cumplan los compromisos que adquirieron con el juez, que den la información a tiempo cuando se cambian de domicilio para ellos poder registrar los datos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *