Tras los sucesivos robos o actos vandálicos, al menos cinco establecimientos tuvieron que ajustar medidas para resguardar a la comunidad y los bienes de la institución.

Durante el primer quinquemestre del año, al menos cinco escuelas de la ciudad fueron blanco de robos y/o actos de vandalismo. Dada esta situación, cada vez más instituciones enfrentan el reto de ajustar proyectos para hacer frente a los problemas de inseguridad.

El último caso en conocerse ocurrió en el Colegio “Doctor René Favaloro” donde, por quinta vez en el año, sufrieron vandalismo y robo de documentación. En este contexto, desde la escuela solicitaron formalmente la incorporación de una garita policial en la cuadra para asegurar la vigilancia en la zona.

Al respecto, la rectora del Colegio Favaloro, Patricia Montero, indicó a El Litoral: “Hemos pedido la implementación de una garita, enviamos una nota bajo expediente y esperamos que el Ministerio de Seguridad responda a nuestro pedido y se tomen cartas en el asunto. Por el momento, todo las solicitudes que realizamos tuvieron su respuesta”.

Lo cierto es que el Colegio Favaloro no es el único que debe implementar estrategias de seguridad. También es el caso de la Escuela Técnica “Brigadier General Pedro Ferré”, donde miembros de la comunidad están trabajando en la edificación de un muro perimetral para mejorar el cuidado interno de la institución.

“Estamos trabajando con los recursos brindados por el Instituto Nacional de Educación Tecnológica (Inet) y con la labor de los alumnos de prácticas profesionalizantes que se encargan de la obra. Resta colocar las rejas”, contó a este medio la rectora de la Técnica Ferré, Patricia Sanguinetti.

Cronología

Tras varios actos vandálicos ocurridos este año, en abril la Escuela Belgrano tuvo que instalar un sistema de cámaras de seguridad para mantener vigilada la zona. Dicho equipamiento es solventado a través de lo que recauda la cooperadora.

En tanto que, tras los sucesivos robos, hace poco más de dos semanas el Ministerio de Seguridad puso en marcha un sistema de control en la Eragia. El mismo consiste en un constante patrullaje policial y se habilitó un colectivo para trasladar a los alumnos a fin de evitar los riesgos en las cuadras lindantes a la institución. Tal como se dijo ayer, desde el establecimiento indicaron que el 50% de los estudiantes utiliza el servicio y los tutores se están preparando para colaborar con la nafta para mantener vigente el servicio de transporte.

Asimismo, a comienzo de mes robaron la cantina del Colegio Arturo Frondizi, una situación que acreditó el pedido de mayor vigilancia en la zona. Miembros de la escuela explicaron que si bien la comisaría de la zona lleva a cabo patrullajes, las guardias no son constantes. “Tuvimos varios acontecimientos que derivaron en el pedido de seguridad. Sucede que el patrullaje va variando y hay horarios en los que hay poco movimiento en la calle; nosotros como colegio no podemos brindar seguridad privada (por los costos que implica) pero sí solicitamos a la comisaría mayor control”, manifestaron desde el colegio.

En síntesis, los establecimientos educativos, mientras esperan el resguardo estatal, ajustan planes propios para mejorar la seguridad y vigilancia.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *